Un hummus diferente: suave, digestivo y espectacular

Sí, lo sé, creerás que con un hummus no te descubro nada nuevo. Pero de verdad que tienes que probar esta versión. Es diferente, sencillo y de sabor suave. Para mi, el más digestivo que he probado: hummus de lenteja roja

 

Siempre he tenido problemas para digerir las legumbres, así que no las suelo comer. Pero esta versión de hummus me sienta bien, puedo cocer yo misma la legumbre sin necesitar remojo ni largos tiempos de cocción. Tan solo lavar y cocer 15 min.

 

Las lentejas rojas tienen la peculiaridad de no tener piel, por lo que es la legumbre más digestiva. Es un alimento interesante porque es muy saciante gracias a su aporte de hidratos de carbono complejos. Además nos aportan proteínas, vitaminas del grupo B y hierro, selenio, fósforo y potasio, entre otros minerales.

 

El no tener piel hace que su cocción sea muy rápida y que no requiera remojo. A mi me gusta remojarla para lavarla en profundidad y eliminar parte de los antinutrientes (presentes en todas las legumbres y cereales) pero no es tan importante como en otros casos. Así, la cocción es aún más rápida, bastará con unos 10 min. Sin remojar, pueden ser entre 15 y 20 min.

 

Es una lenteja muy especial, al cocinarla, al no tener piel, se deshace y no queda como el resto de legumbres. Es ideal para sopas, cremas y patés. A mi me gusta añadir el agua justa para que se cueza y se absorba todo el agua y quede como una pasta al enfriarse. La aliño y la guardo en un recipiente de cristal y la tengo disponible para preparar sopas exprés, para untar en verduras asadas o al vapor (como si fuera mantequilla) o para preparar un hummus digestivo.

 

Receta

Hummus de Lenteja Roja

  • 1 taza de lentejas rojas crudas
  • 1 diente de ajo pequeño
  • 2-3 C de aceite de oliva virgen extra
  • 1/4 c de comino en polvo
  • 1/4 c de pimentón de la Vera
  • Zumo de limón
  • Sal
  • Levadura nutricional

 

 

Deja en remojo unas horas las lentejas si quieres eliminar mejor sus antinutrientes (opcional). Cuécelas en agua y sal con una hoja de laurel (digestiva). Las medidas de agua dependerán si las has remojado o no: 1 taza de lenteja roja + 3 tazas de agua si NO las has remojado. 1 taza de lenteja roja + 2 tazas de agua si las has remojado.

Es mejor quedarse corto con el agua que pasarse. Podremos ir añadiendo más agua si es necesario al final de la cocción. Nos interesa que quede pastoso.

Una vez absorbido todo el agua, aparta del fuego y deja enfriar un poco. Añade el resto de los ingredientes, remueve y ajusta de sal, especias y aceite. Deja enfriar del todo, solidificará mucho más.

Ya las puedes guardar en un recipiente de cristal para poder añadirlas a una sopa, a una crema de verduras o para untar en verduras asadas o cocidas al vapor como si fuera un paté. O bien, batirlas y convertirlas en un hummus cremoso.

Espero que te animes a probarlo, ¡ya me contarás!

 

Salud y Movimiento!!

Estefanía

 

Showing 2 comments
  • loli
    Responder

    Me encantan las lentejas rojas, ya las he introducido en mi dieta así que esta receta me da la oportunidad de comerlas de otra manera. Muchas gracias Estefanía!

    • Estefania
      Responder

      Hola Loli! Me alegro mucho de haberte descubierto nuevas versiones de este alimento, para mi la cocina es pura experimentación!! Ya me contarás qué te parece. Un abrazo!!

Deja un comentario

Contacto

Envíanos un correo y te contestaré lo antes posible. ¡Gracias!

Not readable? Change text. captcha txt
salmorejo vital