Tomates rellenos de delicias

Hola Ser Vital! Te traigo una recetita para ir despidiendo la temporada de tomates y, a su vez, darle la bienvenida a la coliflor ¡qué dos maravillas de la naturaleza!

Se que cuesta mucho desapegarse del tomate, yo creo que es una mezcla de no aceptar que el verano se ha ido y que realmente está muy rico, jaja. Pero por favor, intenta al menos reducir su consumo cuando no esté en temporada, porque llevan mucho químico además de que su valor nutricional e incluso su sabor se ve muy reducido. Piénsalo, no caigas en el “si no lo veo no lo creo”, muchas verduras no ecológicas, sobre todo las que no están en temporada, están repletas de pesticidas y hormonas de crecimiento que son verdaderos venenos para tu organismo. Seguramente, si utilizas algún tipo de insecticida o producto químico lo guardes bien lejos de la comida, ¿verdad? Pues comer algunas verduras no ecológicas fuera de temporada es como si rociaras tu comida de insecticida como el que añade sal o aceite.

Hay alimentos más contaminados que otros, aquí te dejo una lista para que sepas cuáles no deberías comer si no puedes comprarlos ecológicos o si no los encuentras.

dirtydozen

Cada vez es más fácil encontrar agricultores que han decidido cultivar de forma artesanal, sin químicos o con una cantidad mucho menor de los mismos. Búscalos por tu zona, ponte en contacto con ellos, a veces sale igual de precio o incluso más barato que comprar en el supermercado, porque te adaptas a lo que hay, a lo que toca comer. Si quieres ponte en contacto conmigo e intentaré ayudarte a buscar uno por tu zona.

De esta manera, no sólo nos estamos cuidando a nosotros y a nuestra familia, sino que estamos apostando por una forma de consumo más respetuosa con la naturaleza y con los propios agricultores. Da miedo leer algunas publicaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud) donde dicen que cada año entre 500.000 y un millón de personas son víctimas de intoxicaciones agudas por pesticidas y más de 220.000 mueren por esta causa. El 75% de los muertos son campesinos y el 25% consumidores (OMS, 1990; Eddelston [et al.], 2002).

Si tu presupuesto es ajustado piensa que hay formas de reducir gastos en alimentación, como por ejemplo:

– Reduce o elimina el azúcar, la bollería industrial y los refrescos azucarados e incluso los light que llevan aspartamo, otro veneno más (lee más aquí aspartamo)

– No picotees entre horas, come sólo 3 o 4 veces al día.

– Elimina el postre, son siempre una complicación digestiva.

– Reduce la carne y el pescado y aumenta las legumbres, las verduras y las frutas de temporada.

– No pongas más de 4 o 5 ingredientes en tus comidas, además mejorarás tus digestiones.

– No hagas mucha cantidad de comida de una vez que luego terminas tirando o tienes que recalentar, se pierden casi todos los nutrientes.

– Cuida tu alimentación y haz deporte, ahorrarás mucho dinero en medicamentos.

 

Y ahora sí, vamos con la recetita:

– 4 tomates maduros medianos o grandes.

– 1 coliflor pequeña

– 1 puñado de almendras crudas remojadas 8 h y peladas (o la pulpa sobrante de hacer leche de almendras casera)

– 4 tomates secos hidratados en agua 1 h como mínimo

– 1 puñado de pasas o 3 dátiles

– Aliño: ajo en polvo, pimienta negra recién molida, una cucharadita de vinagre de umeboshi (o sal marina o agua de mar) y 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

– 1/2 pepino, 1 pimiento verde y aceitunas negras para decorar.

  1. Picamos muy pequeños los arbolitos de la coliflor (desechamos el tronco que es muy indigesto) en una picadora o a cuchillo.
  2. A los tomates les cortamos una tapaderita y los vaciamos con una cuchara con cuidado de no romperlos.
  3. La pulpa de los tomates la ponemos en el vaso de la batidora junto a las almendras, las pasas o dátiles, los tomates secos y el aliño.
  4. Mezclamos parte de la salsa con la coliflor, rellenamos los tomates y ponemos más salsa por encima.
  5. Decoramos con las aceitunas, el pepino y aritos de pimiento verde.

Valor nutricional destacado: ligero y proteico, con alto contenido en calcio, sustancias anticáncer: licopeno, Indol-3-carbinol, sulforafano, betacarotenos y antioxidantes.

Propiedades: favorece el sistema inmunológico, protege de los radicales libres y previene el envejecimiento prematuro.

No tengáis miedo de comer la coliflor cruda, yo antes de probarla cruda la comía cocida y me daba unos gases terribles, tanto que no la podía comer. Al estar cruda y muy picadita es más fácil de digerir, ya que contiene todas sus enzimas digestivas intactas. Como mucho se ha de cocer al vapor pero dejarla al dente. Si aún así no te sienta bien, sustitúyela por calabacín 🙂

Espero que disfrutes de esta ensalada diferente, no te aburras nunca de comer verduras en su estado natural, son alimentos vivos repletos de vitaminas, enzimas, minerales, antioxidantes… y atrévete a experimentar con ellas ¡¡hay un sin fin de posibilidades!!

¡¡Salud!!

Deja un comentario

Contacto

Envíanos un correo y te contestaré lo antes posible. ¡Gracias!

Not readable? Change text. captcha txt