Revuelto cremoso de calabaza

Como cada martes, aquí tienes tu receta VITAL. Hoy te traigo un plato delicioso, proteico, digestivo y muy fácil de hacer. No es cualquier revuelto, te lo aseguro. Y puedes tenerlo medio preparado para darle el toque final de 2-3 minutos y ¡¡¡a comeeeer!!!

 

Ya sabes que soy fan de las comidas rápidas. Mi filosofía es:

A mayor tiempo de cocción = menor contenido en nutrientes = mayor trabajo digestivo = menor aporte de vitalidad

 

Muchas veces es cuestión de costumbres, se tiende a sobre cocinar las verduras. Pero piénsalo un poco: cualquier verdura cocinada más de 10 min, se empieza a parecer más a un cartón que a una verdura. Aunque suene duro, es así.

 

Yo tengo estas costumbres, que considero que ayudan a mantener los nutrientes y las vitalidad de mis verduras:

 

1. Nunca cuezo las verduras en agua, utilizo la cocción al vapor.

Esta técnica de cocción es la que menos nutrientes destruye (siempre que se hagan cocciones rápidas); no se pierden gran parte de las vitaminas hidrosolubles (como en el caso de hervidos en agua); y es la que menos contamina los alimentos (piensa en los metales pesados que nuestras ollas pasan cada día a nuestros alimentos).

 

2. El tiempo de cocción de cada verdura es diferente, no las pongo todas a cocer a la vez.

Yo suelo poner en la base de la olla las patatas y boniatos y encima, por capas, el resto de verduras en función del tiempo de cocción de cada una. Y así, puedo ir sacándolas a medida que van quedando en su punto óptimo.

Por ejemplo, las patatas y boniatos requieren 15-20min como mucho. Encima pongo la calabaza, que requiere unos 10min; encima las zanahorias, cebollas y puerros que los cuezo ente 5-8 min. Y arriba del todo pongo el brócoli, que tan solo le doy 3 min de calor.

Si alguna vez me quedan un poco duras, un buen truco es picarlas en una picadora. Mejora mucho la textura, como suelo hacer con la remolacha, que la cuezo 5 min y luego la pico.

 

3. Si voy a recalentar las verduras (lo hago salteándolas en una sartén ligeramente) lo tengo en cuenta y les doy un punto inferior de cocción al cocerlas.

Yo evito a toda costa el microondas, aunque de verdad te digo: no te vuelvas loca/o si no tienes otra forma de calentar tu comida en el trabajo. No está claro su efecto y hay multitud de opiniones.

Si utilizas cada día el microondas para recalentar tu comida, mis consejos son:

  • No te pases recalentando, templa o dale el punto justo de calor
  • Acompaña tu comida recalentada con algo crudo, que tenga el 100% de sus micronutrientes intactos (gazpacho, ensalada)
  • No te sientas mal por tener que usar el microondas, al final nuestras emociones negativas nos perjudican más que un microondas.

 

Y ahora sí, te comparto mi receta VITAL

La calabaza te aportará energía fácil y el huevo proteína de calidad, una combinación perfecta. Ideal para una comida o cena post-entreno. TODO es comida REAL y fácil de encontrar:

Ingredientes:

  • 1 trozo de calabaza
  • 3-4 dientes de ajo
  • 2 huevos código 0 (si eres vegano, puedes poner garbanzos)
  • 1/3 vaso de leche de almendras (o bate agua con almendras)
  • Germinados de puerro (o cualquiera que hagas en casa)
  • Aceitunas negras
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal marina
  • Nuez moscada recién rallada
  • Pimienta negra

 

La calabaza y los ajos los suelo tener ya cocidos y los conservo en un tupper de cristal en la nevera. Los suelo cocer con la piel, así pierden menos nutrientes y se conservan más tiempo.

Así que el procedimiento es así de rápido:

  1. Pelo y corto en dados la calabaza cocida (lo cual es mucho más fácil y rápido que cuando está cruda)
  2. Pelo y chafo los ajos (quedan super blanditos y dulzones, ¡me encanta!)
  3. Salteo en una sartén u olla ligeramente hasta calentar la calabaza con los ajos.
  4. Añado los huevos, la sal y las especias y un chorrito de leche de almendra. No dejes de remover a fuego medio-fuerte hasta que se cuaje el huevo. Queda muy cremoso, como si no acabara de cuajarse (por la leche)
  5. Añade las aceitunas, aceite de oliva y los germinados y ¡¡a comeeer!!

 

Yo le suelo añadir una vez emplatado: levadura nutricional y semillas de cáñamo, para un extra de vitamina B, proteínas y omega-3. ¡¡Además que es delicioso!!

 

Espero que te haya gustado, que la pruebes y que me comentes qué te ha parecido. ¿Sueles hacer este tipo de recetas rápidas? ¿tienes comida medio preparada en la nevera para no tirar de procesados?

 

Si quieres, puedo seguir compartiéndote recetas tipo batch cooking, que puedas tener cocinadas de antemano para que en un plis-plas puedas estar disfrutando de tu plato. Sólo tienes que pedírmelo.

 

¡¡Salud y movimiento!!

 

Estefanía Aleu

 

Deja un comentario

Contacto

Envíanos un correo y te contestaré lo antes posible. ¡Gracias!

Not readable? Change text. captcha txt
Ensalada de fruta: naranja y rúculahummus de lenteja roja