Hummus ligero y digestivo

Hola Ser Vital, te traigo una receta que estoy segura que te va a sorprender, ¡a mí me tiene alucinada! Ojalá pudiera hacerte llegar el suave sabor de este hummus exquisito o el placer de darle un bocado a estos panecillos de semillas y zanahoria que deshidrato al sol… mmm… Sólo una palabra: ¡¡SORPRENDENTE!!

El hummus es un paté que originalmente se hace con garbanzos. A mí personalmente me resulta una legumbre muy indigesta, me encanta pero prefiero evitarla porque me deja hinchada y con malestar digestivo. Si te pasa como a mí, o si simplemente prefieres tener digestiones livianas, apúntate esta receta.

Tener digestiones livianas tiene enormes ventajas:

Aumenta tu vitalidad: al no necesitar invertir tanta energía en la digestión, tu cuerpo dispone de ésta para realizar sus actividades diarias.

Depura tu organismo: cuando tus digestiones son rápidas y efectivas, tu cuerpo dispone de más tiempo para limpiarse de restos, de toxinas, de mucosidades, de líquidos retenidos… Todo fluye, tu tránsito intestinal mejora y te sientes ligero y vital.

Ayuda a ajustar tu peso y a nutrirte: digestión no es igual a absorción. Cuando las digestiones son limpias la nutrición aumenta. Se absorben mejor las vitaminas, los minerales, los aminoácidos y los ácidos grasos esenciales que debemos obtener de la dieta. De esta manera te sentirás saciado, no desearás picotear ni comer a deshora. Si comemos comida muy procesada, muy cocinada, pobre en estos nutrientes (porque se destruyen con la cocción o con el refinado) y difícil de digerir, aunque estemos ingiriendo muchas calorías (exceso de grasa, almidones, azúcar) estamos desnutridos. Tu cuerpo necesita vitaminas y demás oligoelementos para funcionar y reacciona haciéndote comer más. Es un ciclo sin fin, la comida basura (calorías vacías) te sacia momentáneamente pero pronto aparecerá el deseo de volver a comer, generalmente, más comida basura, porque además de contener aditivos muy adictivos no te estás nutriendo.

Reduce el volumen y/o peso: las digestiones fáciles y rápidas evitan la generación de gases procedentes de la fermentación de los alimentos en el tracto digestivo. Eliminarás esa sensación de hinchazón abdominal tan molesta y tan frecuente en muchas personas.

IMG_3772Por todas estas razones, para hacer mi hummus, opte por esta legumbre: las azukis. Es la legumbre más digestiva y ligera que he probado. Como es de origen asiático, no es la base de mi alimentación, ya que yo apuesto por un consumo local y de cercanía. Pero sí que es un producto del que ocasionalmente podemos beneficiarnos en casos de no poder digerir bien las legumbres (como en mi caso), por necesitar un aporte extra de proteínas de fácil absorción (deportistas, infancia y adolescencia), si eres diabético (ayuda a regular el nivel de azúcar en sangre), si eres estreñido (favorece la flora intestinal) o durante el embarazo y la lactancia (por su contenido en ácido fólico y por estimular la producción de leche).

El tiempo de cocción de las azukis es más corto que en otras legumbres, sobre todo si las dejamos en remojo 8 h mínimo y las cocemos en agua (sin sal) con un trozo de alga kombu. Además de esta forma se hacen aún más digestivas.

Ahí va la receta del hummus de azukis:

IMG_3705– 1/2 taza de azukis remojadas 8 h y cocidas.

– 1 ajo pequeño chafado (para activar la alicina, potente anticancerígeno)

– 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío.

– 1 o 2 cucharadas de zumo de limón.

– 1/2 cucharadita de comino molido.

– 1 cucharada de tahín o sésamo molido (opcional, pero es una gran fuente de calcio 😉

– 1 trozo del alga kombu (si cociste las azukis con ella).

– Sal y pimienta negra recién molida.

– Agua o caldo vegetal (no utilizar el agua de cocción ni el de remojo porque contendrá inhibidores enzimáticos procedentes de la piel que las hará indigestas).

Se tritura todo junto, añadiendo poco a poco el agua o el caldo hasta alcanzar una textura de paté más bien espesa. Ajustar de sal, aceite y especias. Puedes espolvorearle pimentón o comino en polvo para decorar.

La mejor manera de comer este paté es con verduras crudas o al vapor como zanahorias, calabacín, berenjena (nunca cruda), calabaza, pepino, etc. Pero también puedes untarlo en un panecillo de semillas y zanahoria deshidratado, que es lo que hice yo. La receta de estos panecillos deliciosos con un altísimo contenido en omega-3 y muy beneficiosos para el tránsito intestinal, la pondré próximamente en otra entrada. Si no quieres perdértela puedes suscribirte al blog 😉

 

Espero que probéis este hummus, tiene un sabor y textura suaves, ideal para un desayuno a media mañana, merienda o cena ligera. Puede sustituirse perfectamente las azukis por garbanzos, lentejas o alubias si no tenéis problemas para digerirlas.

¡¡A disfrutar mucho!! Besos.

 

IMG_3725

Deja un comentario

Contacto

Envíanos un correo y te contestaré lo antes posible. ¡Gracias!

Not readable? Change text. captcha txt