Empezando un cambio

Querido Ser Vital,

¿Quieres empezar a hacer un cambio en tu vida? Te aseguro que notarás beneficios a corto plazo. Pero antes, qué necesario es ser conscientes de lo que hacemos, de por qué lo hacemos y de cómo estamos en este justo momento.

 

Cada persona se encuentra en un estado vital diferente: físico, mental, emocional y espiritual. Es necesario que cada uno haga un ejercicio de toma de conciencia de en qué momento se encuentra para poder incorporar un cambio positivo con éxito.

 

Lo primero es dejar de autoengañarse y ser más objetivos. Si cada uno hace un análisis de su momento presente, todos incluida yo, tenemos mucho que mejorar. Ser conscientes de esto muchas veces nos desalienta, pero es tan sólo un mecanismo de tu mente para que no hagas nada nuevo que te pueda poner en peligro ¡¡No le hagas caso!! Como dijo Gandhi:

Casi todo lo que haga será insignificante, pero será muy importante que lo haga

 

Cada cosita que cambies, cada mal hábito que rechaces, cada cosa que aprendas y enseñes, será importantísimo en tu evolución como persona. ¡Hazlo! Sin duda.

 

No hay una fórmula mágica que sirva para todos. Qué parecidos y al mismo tiempo diferentes somos todos. Física y metabólicamente somos lo mismo, todos sentimos miedo, alegría, tristeza, frío, calor, etc. pero dependiendo de lo que hayamos comido, bebido, sentido, pensado, dicho, etc. a lo largo de nuestra vida, tendremos unas u otras necesidades, capacidades, dificultades, gustos, etc.

 

Así que esta es la idea, cada uno tiene que hacer un ejercicio de contemplación y análisis de sus hábitos, empezando por lo más fácil: la alimentación. Un ejercicio muy sencillo y eficaz es hacer un diario de comidas. Esto consiste en anotar en una libreta todo lo que comes/bebes durante el día e intentar completar una semana.

Muchos han conseguido perder peso o solucionar sus problemas digestivos tan sólo con esta práctica, ya que les hizo ser conscientes de lo que comían/bebían y ellos solitos hicieron cambios y mejoras en su alimentación. Cuando lo tengas analízalo:

  • ¿Como suficiente fruta y verdura?: aumenta el consumo de frutas y verduras crudas o cocinadas al vapor. No comas nunca fruta de postre, mejor con el estómago vacío.
  • ¿Como carne o pescado todos los días?: Minimiza los embutidos, los fritos y la barbacoa. Si no eres vegano come pescado azul pequeño (menos contaminado) y carnes magras con moderación.
  • ¿Incorporo al menos un día totalmente vegano a la semana? Altamente recomendado para darle un descanso al organismo, para depurar y eliminar toxinas ¡importantísimo!
  • ¿Cuánta harina como al día? Pan, galletas, pasta, bollería… Son alimentos desvitalizados e inflamatorios, minimiza su consumo y sustitúyelos por granos enteros sin gluten.
  • ¿Cuánto azúcar estoy tomando?: reduce su consumo y sustitúyelo por endulzantes beneficiosos como los dátiles, la estevia, el xilitol, el azúcar de coco, el sirope de ágave o arce, etc.

 

Con estos 5 bloques ya tienes mucho trabajo que hacer… Pero no te precipites, al menos elige uno y ¡a por él! Si necesitas mi ayuda, apúntate a alguno de mis talleres grupales (puedes verlos en mi Facebook: un ser vital) o solicita un curso personal de Cocina Vital escribiéndome a estefania@unservital.com.

Puedes hacerlo, demuéstratelo y disfruta del proceso 🙂

Deja un comentario

Contacto

Envíanos un correo y te contestaré lo antes posible. ¡Gracias!

Not readable? Change text. captcha txt