Desayunos especiales: leche vegetal, queso vegano y brownie

¡Hola Ser Vital!

Hoy os voy a hablar de desayunos especiales. Lo especial no es sinónimo de complicado ni laborioso, en realidad son facilísimos. Digo especial en el sentido de nutritivo, vital y delicioso… bueno y de diferente también claro!!

Como quizás ya sepas, yo recomiendo tomar agua con limón y jengibre en ayunas (lee más aquí) o un jugo verde o un batido verde (puedes ver un sin fin de recetas en mi Facebook: un ser vital). Así empezarás el día ayudando a tu organismo para que se alcalinice y se hidrate bien.

 

Pero cuando llega el hambre real es hora de darnos el festín!! ¿Qué opciones tenemos?

Te propongo las siguientes:

Leche de almendras endulzada con dátiles y canela

  • 100 g de almendras crudas (para una bebida más suave y ligera disminuye la cantidad de almendras, para una leche más densa auméntala)
  • 1 L de agua
  • 1 pizca de sal
  • dátiles y canela al gusto (ve añadiendo hasta alcanzar el nivel de dulzor que desees
  • Canela al gusto (opcional): ayuda a regular el azúcar en sangre.

IMG_3539

  1. Deja las almendras en remojo toda la noche (mínimo 8h).
  2. Bate las almendras con 0,5L de agua y una pizca de sal hasta que veas que están bien trituradas.
  3. Añade el 0,5L restante de agua y sigue batiendo un poco más.
  4. Ahora hay que ordeñar 🙂 A los niños les encanta esta parte: coge un bol u olla y sobre ella colocas una bolsa de tela o un trozo de camiseta de algodón (limpia, sin restos de jabón ni suavizante). Yo uso una bolsa de cáñamo que venden como bolsa de hacer leches vegetales (las hay también de lino y algodón).
  5. Vierte dentro de ella el líquido y exprime con las manos como si ordeñaras.

Obtendrás un líquido blanco cargadito de calcio asimilable, proteína vegetal, vitaminas y grasas saludables. Aún no está dulce. Es el momento de añadir los dátiles y la canela (si se lo añadimos antes, la pulpa quedará dulce y no nos servirá para hacer los crudiquesitos que te explico más abajo).

6. Vuelve a poner el líquido (sin la pulpa) en el vaso de la batidora y añade los dátiles y la canela, bate bien.

Consérvala en el frigorífico, se conserva 3 o 4 días, según el calor que haga 🙂

IMG_3509

 

Crudiquesitos de almendra

  • La pulpa de hacer leche de almendra (o también puedes hacerlo con almendras remojadas directamente, ¡¡saldrá más rico!!)
  • 1 cucharadita de ajo en polvo o 1 ajito pequeño muy picado picado
  • 1 cucharadita de vinagre de umeboshi o 1 pizca de sal marina
  • 2-3 cucharadas de levadura nutricional o de cerveza desamargada (da el sabor a queso).
  • 1 cucharada de vinagre de manzana o 1 chorrito de limón
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

 

IMG_3450

 

  1. Pon todos los ingredientes juntos y amasa con las manos para integrarlos bien.
  2. Añade un poco de agua (o leche de almendra, ¡pero sin endulzar!) si ves que queda demasiado seco.
  3. Ajusta de sal y especias.
  4. Haz bolitas y aplasta un poco para darles forma de quesitos.

Yo los paso por levadura nutricional para que formen una pequeña costrita salada por fuera. También puedes hacer bolitas pequeñas para añadir a la ensalada e incluso añadiendo más agua o leche de almendra (sin endulzar) puedes hacer paté de almendra.

Consérvalos en el frigorífico, aguantan unos 3 o 4 días. Son deliciosos con palitos de zanahoria.

 

Pastelitos de algarroba y nueces

  • 1 taza de dátiles (si usas la variedad Medjool que son muy carnosos y grandes necesitarás menos)
  • 1 taza de nueces
  • 2 cucharadas de algarroba (o cacao en polvo sin azúcar)
  • pizca de sal

 

IMG_3526

 

Esta receta sí que es fácil, las cantidades de nueces y de dátiles dependen de tus gustos. Si eres muy goloso/a ponle más dátiles. Puedes cambiar nueces por avellanas, anacardos, almendras…

Si tienes un robot de cocina o una picadora, tendrás esta receta en 5 min. Si no, es un poco más laboriosa pero da gusto cocinar con las manos. Con dátiles tipo medjool no te haría falta ni siquiera una picadora, al amasar se deshacen fácilmente. Con otros tipos de dátiles lo mejor es dejarlos en remojo para ablandarlos.

  1. Tritura 2/3 de las nueces con la picadora o con un mortero, con una pizca de sal, hasta obtener una harina gruesa. EL resto pícalos vastamente.
  2. Retira el hueso de lo dátiles. Si tienes picadora ve metiendo los dátiles (con las nueces aún dentro) uno a uno hasta que se forme una masa suelta que recuerda a las migas de un pastel.
  3. Si no tienes, pícalos con el cuchillo y mezcla con las nueces picadas y amasa y amasa, ya verás como se fusionan los trozos formando una masa homogénea.
  4. Ahora añade la algarroba o el cacao (o ambos) y el resto de nueces picadas en trozos grandes y amasa hasta que se mezcle todo bien.

¡Listo! Ya tienes una delicia en tus manos, puedes darles la forma que quieras. Lo más fáciles hacer bolas. Para darles forma de barrita energética o de tableta, forra un tupper cuadrado con papel vegetal o film. Pon en ella la masa y aplástala con las manos hasta que quede una capa fina. Deja unas 2 h mínimo en el frigorífico.

Se conserva muy bien un par de semanas o más, ¡aunque no creo que te duren mucho!

 

Estos desayunos son ideales para llevar al trabajo, a la playa o al campo. Y no se si te das cuenta pero son 100% crudiveganos, por lo que te aportarán energía limpia para toda la mañana. No te lo pienses y pruébalos!!

Hasta la próxima Ser Vital!!

 

 

Showing 7 comments
  • aniusca
    Responder

    Que ricosidad, los haré :). Gracias.

    • serunservital
      Responder

      Gracias Aniusca!! Espero que te gusten y que las disfrutes muuucho :)))))

  • Maria Del Carmen Hidalgo
    Responder

    Hola.
    Una duda.
    Para la leche de avena también se ha dejar la avena en remojo 8 horas ?
    Y sirven los copos finos ?
    Y si se han de dejar en remojo los copos y se desecha el agua del remojo para hacer la leche…. como es que para otras cosas tomamos la avena directamente…. gracias
    Me encanta todo lo que haces….

    • Estefania
      Responder

      Hola Mari Carmen! Hay varias recetas para hacer leche de avena, en unas te propone hervir los copos unos minutos, dejar reposar y filtrar. Otras te proponen dejar en remojo y luego triturar y filtrar.

      En cuanto al agua de remojo, depende si usas copos o grano entero. En el caso de usar copos (gruesos o finos), no es necesario tirar ese agua (no es una activación de semillas, porque el copo ya está cocinado y prensado). Si utilizaras grano entero de avena (crudo!), al dejarlos en remojo estás activando una semilla viva, que soltará sus anti nutrientes al agua, por lo que tendríamos que desechar ese agua.

      Lo más nutritivo es usar avena en grano. Pero si tienes copos, puedes usarlos dejándolos unas horas en remojo para que se ablanden o hervirlos 15 minutos. El resultado es una leche un poco “babosa”, como una leche de textura muy suave tipo leche merengada. Puedes añadir canela y/o vainilla y endulzarla con dátiles.

      Un abrazo!! Espero haberte ayudado 🙂

pingbacks / trackbacks

Deja un comentario

Contacto

Envíanos un correo y te contestaré lo antes posible. ¡Gracias!

Not readable? Change text. captcha txt